Financiar la cesta de la compra

tarjetaCuando vayas al supermercado deberás conocer que puedes financiar la cesta de la compra a través de las tarjetas que generan las empresas de distribución. Permiten aplazar los pagos sin intereses, al final de mes o incluso durante varios en las ofertas más agresivas. Son “plásticos” que no te reportan ningún gasto de emisión ni mantenimiento y que sirven para que cada vez que vayas al súper la factura no la pagues cada vez que pases por caja.

 

En algunos modelos, incluso conlleva la posibilidad de canjear puntos que posteriormente podrás cambiarlos por sugerentes regalos, entre los que destacan la adquisición de billetes de avión. Cada empresa trata de imprimir sus propias estrategias para comercializarlas con éxito ante sus clientes y tratar de fidelizarlos ante la competencia en el sector.

 

Ni mucho menos se trata de un producto estático, sino que continuamente se va renovando para tratar de dar respuestas a las necesidades de los consumidores, ofreciéndoles más prestaciones y servicios a través de estas tarjetas destinadas para el consumo. Descuentos en los productos, acceso a sus ofertas promocionales son algunos de ellos. Incluso incentivando su consumo a través de esta estrategia comercial.

 

Pero sin duda, uno de los puntos fuertes de estos singulares “plásticos” es el que tiene que ver con una línea de financiación que también ofrecen a sus titulares. Pudiendo asumir una amplia liquidez en sus tarjetas, para que puedan amortizarla en un periodo de tiempo más breve de normal en esta clase de productos, entre 3 y 12 meses. Y aplicando un tipo de interés que varía en función de cada tarjeta, pero que normalmente oscila entre un 10% y 15%.

 

También conllevan otros servicios adicionales, aunque no exentos de interés, como la incorporación de seguros completamente gratuitos, bonificaciones en otros productos o, directamente las principales aplicaciones bancarias. Y con la ventaja, que cada usuario puede disponer de varias tarjetas en función del grado de fidelización con los grandes centros comerciales, ya que no les supondrá ningún coste económico su emisión o mantenimiento.