¿Me pueden mejorar las condiciones de un préstamo?

préstamos

 
Los clientes tratan de buscar algún préstamo que contemple los intereses más competitivos del mercado. Pero no es una misión fácil de culminar ante los bancos. No en vano, la gran mayoría de vías de financiación están desarrolladas sin posibilidad de negociación, y habrá que atender a la oferta general que genera el mercado para detectar los productos más asequibles.

No obstante, siempre se dan unas condiciones objetivas que pueden mejora las condiciones de contratación del préstamo, y de las pueden beneficiarse todos los clientes bancarios. Buena parte de estas opciones parte del hecho que será necesaria una mayor vinculación con la entidad a través de la contratación de otros productos (fondos de inversión, seguros, planes de pensión, etc.).

La forma más sencilla para poner en marcha esta estrategia consistirá en domiciliar la nómina o pensión (incluso los principales recibos domésticos), que propiciarán que el interés del préstamo baje sustancialmente, en torno a un punto porcentual, y de manera inmediata. Y sin mayores exigencias que las ya apuntadas.

Otra alternativa provendría de los denominados créditos preferentes, que se comercializan con una rebaja en los tipos de interés, que en las propuestas más agresivas puede llegar hasta los dos puntos porcentuales. No obstante, no son accesibles para todos los clientes, sino que tan solo los mejores clientes serán objeto de estas beneficiosas ofertas.

Para ser un cliente preferente habrá que disponer de un saldo inmaculado, sin deudas, y a ser posible con una cuenta bien saneada. También disponer de un historial bancario perfecto. Y en donde puede ayudar, por otra parte, el hecho de tener otros productos bancarios con la entidad. Estos serán los requisitos para ser un buen cliente, y de esta forma acceder a las vías de financiación más competitivas del mercado bancario.

Y ya como última opción, aprovecharse de las nuevas ofertas que van desarrollando los bancos para captar nuevos clientes, y que se comercializan con interés más suaves, aunque están limitadas por el tiempo ya que se trata de promociones puntuales que emiten las entidades.