¿Y si te roban tu tarjeta?

robo de tarjetasLas tarjetas de crédito o débito es un medio de pago del que disponen la mayoría de los usuarios bancarios. Les sirve para pagar en los comercios, en los restaurantes, para hacer la compra o para aplazar los gastos. El problema se genera cuando sus titulares son víctimas de alguna acción delictiva y pierden su plástico. A partir de este momento les surgirán una serie de incomodidades hasta que la recuperen. Y quizás lo más grave en estos casos, es que desconocen los mecanismos que tienen que afrontar, no solamente para recuperarla, sino que para que no se haga un mal uso de ella.

 

Habrá que emplearse ágilmente para que los problemas no pasen a mayores. Pero también importar una serie de precauciones que serán muy útiles ante estas situaciones tan desagradables para sus titulares. Para empezar, habrá que impedir dar facilidades a los cacos, y para ello, no habrá que llevar el número de identificación o la clave secreta junto a su tarjeta. Es preferible anotarlos, no en la cartera, sino en otro apartado diferente, como puede ser el propio móvil. Donde igualmente deberá figurar el número de teléfono de la entidad emisora del plástico para realizar la denuncia rápidamente.

 

La notificación deberá formalizarse en el menor plazo de tiempo posible, con objeto de que la bloqueen, y que se será complementada con una oportuna denuncia ante los cuerpos de seguridad. Para ello, será necesario que los usuarios tengan a mano todos los datos de su tarjeta: modelo, número de identificación, fecha de caducidad, etc. Inmediatamente, y como medida de prevención, podrá verificarse desde el ordenador o el móvil si la cuenta no ha sido vulnerada por otra persona a través de los movimientos de su cuenta.

 

No obstante, puede suceder – aunque no es muy habitual – que una vez sustraída la tarjeta y habiendo realizado correctamente los anteriores pasos, se pueda seguir haciendo operaciones con este medio de pago, debido a un error en el sistema de anulación. Pero en este caso, no será responsable su titular y podrá reclamar al banco el importe de las operaciones afectadas.