La vida asegurada

2210-b

Pasamos más de la mitad de nuestra vida trabajando, construyendo un patrimonio ,un legado algo. Trabajamos arduamente sembrando un futuro que algún día podamos cosechar y disfrutar junto a nuestros seres queridos.

Lamentablemente la vida no la tenemos comprada y muchas veces por azares del destino tenemos que partir antes de cumplir todos nuestros objetivos. Todos los planes que habíamos hecho se ven nublados y a punto de disiparse, o por lo menos, no con nosotros en ellos. Cuando un ser amado muere es un golpe fatal para su familia y sus seres queridos, y si esta persona que fallece es el sustento o el que mayor ingreso monetario aportaba al hogar, un sin fin de problemas aparecerán para ellos. Los gastos se deben de seguir cubriendo y hay deudas por pagar, este tipo de problemas pueden arruinar la estabilidad y seguridad de tu familia, es por eso que, aunque no nos guste pensar en que algún día vamos a morir, y mucho menos que eso pase de una manera inesperada, es recomendable adquirir un seguro de vida. Deje las supersticiones de lado, sólo piense que, en el caso de que le ocurra algo, su familia se va a encontrar segura y le va a ser un poquito más fácil sobrellevar su pérdida.

En la actualidad existen un gran número de instituciones financieras que ofrecen este servicio, es recomendable que se acerque a ellas y compare, precios, cantidad por la que aseguran, bajo que términos la póliza es valida y cuales son los motivos por los que se puede llegar a cancelar. Mantenga informada a su familia de esta póliza ya que se han dado casos en los que el familiar muere y sus familiares no están enterados de que tenía un seguro y el dinero que por derecho les corresponde se pierde.

Recuerde que un seguro de vida es un gesto de amor hacia sus seres queridos, una manera de protegerlos cuando usted ya no esté con ellos.