Hipotecas con el diferencial por debajo del 2%

mejores hipotecasLa decisión del banco emisor europeo de abaratar el precio del dinero ha propiciado que los créditos se hayan vuelto más asequibles a los intereses de sus demandantes. Y en el caso de las hipotecas, no podía ser menos, y además potenciado por la favorable evolución del índice de referencia europeo, que se ha situado en mínimos históricos (0,330%) y que está propiciado que los hipotecados tengan que afrontar cuotas mensuales menos exigentes.

 

Ante este escenario, los bancos han decidido mover ficha y ofrecer unos créditos hipotecarios con un diferencial por debajo del 2%, incluso bajándolo al 1,60% en determinados casos. Prácticamente todas las entidades se han decantado por esta estrategia: Santander, BBVA, Bankinter, Ing Direct, Popular, Open Bank y Catalunya Caixa, entre otras.

 

El actual escenario inmobiliario, y por supuesto que económico, les están llevando a ofrecer a sus clientes hipotecas cada vez más competitivas y con rebajas continúas en sus diferenciales. Esta disposición de los bancos está beneficiando sin duda a los usuarios, que cuentan con una amplia oferta para elegir. En la que incluso se eliminan las comisiones para hacerlas más atractivas.

 

Las estrategias que utilizan para llevarlas a cabo son diversas, desde lanzarlas como parte de sus ofertas promocionales y que estén diseñadas bajo mejores condiciones de contratación, a vincularlas a la fidelización de sus clientes. En donde a mayor número de productos bancarios contratados mejor serán el tipo de interés que apliquen los bancos, con descuentos en torno a un punto porcentual sobre los márgenes originales. No obstante, muchas de estas hipotecas exigen la domiciliación de la nómina, y hasta de los recibos domésticos para beneficiarse de los nuevos tipos de interés.

 

En cualquier caso, las características de estas hipotecas quedan inamovibles, con plazos de amortización máxima de entre 30 y 35 años. Y financiando, no la totalidad del valor del piso, sino el 85% aproximadamente de su tasación. También se incluye la eliminación de la cláusula suelo para hacerlas más atractivas entre sus demandantes. Incluso en los modelos más agresivos, sin mayor garantía que la propia casa de los demandantes.