Créditos para vehículos diferentes

creditos autocaravanasLos créditos para adquirir un coche convencional están a la orden del día, y raramente es la entidad que no comercializa un producto para satisfacer esta necesidad. Bajos todos los formatos, y desde cualquiera estrategia comercial. Pero si los deseos de compra por parte de los usuarios se trasladan a una autocaravana, indudablemente que las cosas cambia. No por las características tan particulares de estos vehículos, sino por los elevados precios que tienen, por encima de la media.

 

Estos vehículos, con plazas para 3 a 6 ocupantes, disponen de unos precios que parten de los 40.000 euros para los modelos más básicos, incluso para ofertas de segunda mano; a otros más exigentes y sofisticados que cuestan más de 100.000 euros. Precisamente estas tarifas son las que reducen sensiblemente las ofertas para su financiación, que requerirán necesariamente de propuestas con importes muy elevados que satisfagan estos gastos.

 

Aunque los tipos de interés se mantienen estables con respecto a otros vehículos más convencionales y que no reúnen sus características, siempre se presentan algunas oportunidades para financiar esta adquisición. Oscilando en una franja que parte del 9% y que puede alcanzar hasta el 14% en las propuestas más gravosas para sus demandantes. Y, en donde precisamente el plazo para devolución es la principal diferencia que proponen estos créditos, ya que pueden ampliarlos hasta los 10 años como período máximo.

 

Sus condiciones, por otra parte son similares a las que presentan otros vehículos, en lo que refiere básicamente a comisiones, vinculaciones o requisitos para acceder a los créditos. No obstante, el diferencial de sus precios con respecto a otra clase de vehículos se puede suplir con el ahorro que genera este medio de transporte privado. Permiten pernoctar en estos coches, y especialmente la realización de las principales tareas domésticas: comidas, limpieza, y la posibilidad de llevar todo lo necesario desde el lugar de procedencia de sus ocupantes. Y que hace que se amortice el mayor desembolso que habrá que formalizar para compra un coche que cumpla con estas particularidades, a las que son muy sensibles algunos conductores.