Créditos desde los cajeros

créditos desde los cajerosLos créditos desde los cajeros automáticos es otra de las alternativas que disponen actualmente los clientes bancarios para dotarse de liquidez antes de afrontar algunos de sus gastos, especialmente los que requieren de mayor urgencia. En cierta forma es una variante de los créditos preconcedidos, debido a que no son demandados por los propios usuarios, sino que en función de sus historiales bancarios se los conceden a ciertos clientes, que podrán retirarlo rápidamente desde los cajeros.

 

Conceden pequeñas cantidades, hasta 5.000 euros aproximadamente, y con plazos de amortización más limitados que en otras vías de formalización. Y en los que se aplican unos tipos de interés en torno a al 8% o 10%. Se caracterizan, por otra parte, porque su concesión es más rápida que en los formatos más convencionales, ya que pueden disponerse en 2 o 3 días, y con la ventaja que podrán ser retirado a cualquier hora del día, incluso los fines de semana ya que se realiza a través de estos dispositivos que tienen instalados la prácticamente totalidad de entidades financieras.

 

Para acceder a estos productos no hace falta ningún requisito, ni la presentación de las últimas nóminas, ni avales personales, ni tan siquiera un respaldo económico. Ello es debido a que el cliente ya lo tiene concedido de antemano, con lo que se elimina todo el proceso hasta su concesión, con las molestias que acarrea a sus demandantes. Ganando tiempo, pero también por medio una operación más sencilla en donde el único salvoconducto para retirar el efectivo consistirá en tener una tarjeta de crédito asociada a este producto.

 

Bien es cierto que no es un diseño que esté mayoritariamente desarrollado por los bancos, y tan solo algunas entidades lo incorporan a su oferta de financiación personal. Además, pueden complementarse con otros préstanos que ya tenga contratados el cliente (personales, para el consumo o hipotecarios). Y que de cualquier forma, servirá para pagar el colegio de los niños, afrontar las próximas vacaciones, adquirir los más modernos electrodomésticos, o sencillamente para hacer frente a unos gastos no esperados.