¿Cómo actúan los bancos ante un impago?

impagos ante el banco ¿Qué nos puede suceder en una situación de impago ante el banco? Desde luego que nada bueno, y será un escenario en que los usuarios deberán evitar a toda costa, sino quieren tener sorpresas negativas durante los próximos meses. Es por ello, por lo que habrá que tener un saldo suficiente como para evitar estas desagradables situaciones, que incluso repercutirán en mayores gastos en forma de intereses y recargos.

 

Pero, si por cualquier circunstancia, tenemos una posición deudora en nuestra cuenta, lo que se llama popularmente “estar en números rojos”, el banco se encargará de avisarnos que nos encontramos en esta posición, en un plazo de tiempo no excesivamente dilatado. Se pondrán en contacto por correo o teléfono para constatar este estado en nuestras cuentas, y que solucionemos el problema en un plazo de tiempo razonable.

 

De no ser así, el siguiente paso será más contundente al avisarnos de los intereses y las comisiones que nos aplicado por tener nuestra cuenta corriente al descubierto, e incidiendo de nuevo en una actuación rápida por nuestra parte. A continuación, el proceso será muy peligrosos para los intereses de los afectados, ya que se notificará del hecho a una empresa externa de servicios jurídicos, que será la que nos notifique ahora las consecuencias de seguir con esta situación, incluso con la posibilidad de renegociar la deuda bajo otros parámetros diferentes a los pactados.

 

Y finalmente, como elemento disuasorio, podrán incoarnos en un proceso a través de la vía judicial que terminaría en la interposición de una demanda contra el cliente. Solamente en aquellos casos de mayor gravedad podrían incluso embargarnos los bienes materiales (pisos, ahorros, coche…), y en algunos casos menos habituales la nómina de los trabajadores. Nada bueno, en definitiva, lo que esperar a aquellos clientes que no tengan regularizadas sus cuentas con las entidades financieras. Y por lo que merecerá la pena que los clientes traten de subsanar este problema tan pronto como aparezca, para que no tengan que pasar por este proceso que desarrollarán los bancos ante los clientes morosos.