Tags Posts taggeados en "microprestamos"

microprestamos

prestamos-rapidos-sin-aval

¿Cómo conseguir préstamos rápidos sin aval?

Aunque conseguir un préstamo sin disponer de un aval pueda parecer misión imposible, lo cierto es que esta opción es una realidad desde hace algunos años. Este formato de crédito surgió de la mano de un producto novedoso en aquel momento: los micropréstamos, que se crearon con la idea de apoyar el desarrollo y el emprendimiento.

A pesar del importante avance que ha supuesto el desarrollo de la banca por Internet, a la hora de solicitar un crédito, normalmente nadie se escapa de tener que hacerse cargo de una gran cantidad de papeleo. Aunque a nadie le guste particularmente este procedimiento, entendemos que para las entidades bancarias es necesario. Esto se debe a las cantidades de dinero que les son solicitadas y a los crecientes niveles de morosidad presentes durante estos años de crisis económica. Por ello, suele ser necesario disponer de un aval que le sirva al banco como garantía, en caso de impago. Sin embargo, precisamente por carecer de esta garantía, muchas personas ven sus solicitudes denegadas.

Debido a estas razones, aquellas personas que quedan excluidas del circuito crediticio tradicional, en momentos de necesidad deben acudir a la financiación privada para conseguir préstamos rápidos. Aquí es donde entran las empresas de créditos rápidos como Sucredito.es. Acudir a este tipo de compañías puede ser una buena opción, aunque siempre hay que prestar mucha atención a las condiciones que se imponen.

Por regla general, este tipo de empresas que se especializan en los minicréditos no exigen ningún tipo de garantía o aval. Sin embargo, el hecho de que disponer de un aval no sea un requisito obligatorio para estas entidades no quiere decir que no evalúen la solvencia del solicitante del crédito.

Si quieres saber cuáles son los requisitos que debes cumplir para solicitar un préstamo rápido sin aval, sigue leyendo:

  • Ser mayor de edad. Este punto resulta bastante lógico y razonable. Sin embargo, en algunas empresas como Sucredito.es es necesario ser mayor de 21 años para poder solicitar uno de sus microcréditos.
  • Presentar un justificante de ingresos. Esta condición es importante porque, al no ser necesario disponer de un aval, es la única manera que la entidad tiene de comprobar que el solicitante tiene la capacidad económica necesaria para devolver el préstamo.
  • Registro de morosidad. La mayoría de las compañías especializadas en créditos rápidos rechazan las peticiones provenientes de personas que figuran en listas de morosidad como la de ASNEF. Otras evalúan el tipo de deuda y la cantidad y otras, como Sucredito.es aprueban la concesión de micropréstamos a estas personas.

En caso de que te lo preguntes, este tipo de compañías, al igual que el resto de entidades financieras, tratan con responsabilidad los datos personales de sus clientes, cumpliendo la normativa impuesta por la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos). Por supuesto, también cumplen todas las leyes vigentes sobre consumo y respetan el derecho al desistimiento por parte de quien solicita el préstamo. Esto último quiere decir que es posible renunciar al préstamo en un plazo de 14 días desde la solicitud del mismo. En caso de que el mismo ya hubiese sido concedido, el solicitante sólo tendría que devolver el importe recibido.

Por todas estas razones se puede decir que solicitar un préstamo rápido es una opción segura a la que recurrir si necesitas dinero de manera urgente para hacer frente a gastos imprevistos o para financiar algún capricho.

prestamos

 
Si los clientes acuden a su banco a formalizar un préstamo de 200 o 300 euros, probablemente les sea rechazada su petición. Las entidades financieras no se manejan bajo estos márgenes tan estrechos, en los que los beneficios son muy escasos y no compensa la formalización de este proceso.

Desde esta perspectiva, los usuarios bancarios no tendrán más remedio que acudir a una de las entidades prestamistas que se encargan de comercializar los micropréstamos. Son muchas las habilitadas a través de la geografía española, y casi todas regidas por similares estrategias en las condiciones de contratación.

Se encargan de facilitar a sus clientes cantidades muy pequeñas, entre 50 y 300 euros aproximadamente, y que son demandadas con urgencia por los particulares, que necesitan sus importes para pagar un servicio, sus obligaciones fiscales, a proveedores o cualquier gasto no previsto en sus presupuestos.

Verán como a través de este modelo de financiación es la única alternativa para satisfacer sus necesidades, de forma inmediata y con menores trámites administrativos. No obstante, sus condiciones serán mucho más duras, incluso en algunos cados demasiado exigentes, que hace que los demandantes busquen otras alternativas.

Suelen aplicar unos tipos de interés muy elevado, que en la mayoría de las ocasiones rebasan ampliamente la barrera del 15%, sea cual fuese la cantidad demandada. Y con unos plazos de amortización muy limitados, ya que requieren una devolución muy rápida, en no más de 1 o 2 meses, ya que conllevan penalizaciones muy rígidas, en las que los usuarios de estos productos tendrán que pagar más de la cuenta.

No obstante, no será necesario la aportación de muchos documentos para acceder a estos productos, ni tan siquiera demostrar una nómina, pensión o ingresos regulares. Asimismo, su formalización es más rápida, ya que en pocas horas tendrán la cantidad demandada en su cuenta corriente, claro está si aprueban la solicitud.

Desde esta perspectiva, se trata de un diseñó que está destinado para situaciones muy especiales, y en las que no puede acudirse a otras fuentes de financiación más convencionales.

 

Síguenos

8,458FansLike
4Seguidores+1
2,657FollowersFollow

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies