Créditos sin comisiones

Créditos sin comisiones

préstamos

 
Una de las vías de financiación más favorables para los intereses de los usuarios bancarios son los créditos sin intereses. Parten de un tipo de interés en consonancia con los marcados por el mercado bancario, en torno al 10%, pero con la gran novedad que reportan para sus destinatarios ninguna tasa, comisión o gestión administrativa.

Se puede decir que en la actualidad son los mejores créditos que pueden contratarse, ya que el ahorro que puede generarse en su contratación es bastante estimable, por la exención de comisiones de estudio, apertura, cancelación anticipada u otras que pudiesen conllevar estos productos bancarios.

No son muchos los productos que se adscriben a esta característica, pero siempre hay alguno en la actual oferta que vienen desarrollando los principales bancos del país. Especialmente los destinados a jóvenes y otros de carácter social, que están confeccionados bajo esta premisa tan peculiar.

En muchos de los casos se comercializan bajo el gancho “sin”, para que los clientes sean mucho más receptivos a las propuestas realizadas, y a la que se adscriben otras prestaciones y servicios muy interesantes para sus intereses. Incluso a través de la bonificación del crédito si se tienen contratados otros productos con la entidad (planes de pensión, fondos de inversión, seguros, etc.).

A partir de este momento, los clientes solamente tendrán que elegir la propuesta que mejor se adapte a su perfil como clientes, y especialmente a sus necesidades reales de financiación. Y que les llevará con toda seguridad a contener sus gastos por la gestión de este producto bancario, que por otra parte con implica unos intereses más bajos necesariamente.

Suelen ser destacados por las entidades financieras como parte de sus ofertas más interesantes, y cuya finalidad es muy plural: comprarse un coche, acometer la reforma del hogar, son sencillamente encontrar una vía de financiación para desarrollar un master, curso post grado u otros de carácter universitario.

En cualquier caso, están concebidos bajo una configuración más flexible, en función de cada modelo, ya no son todos iguales, y cada uno de ellos aportan sus propias características, que son las que conforman la actual oferta de los bancos.

Sin Comentarios

Deja tu comentario